El presidente de Cantabria, en el patronato Altamira

Los estudios determinan que Altamira puede recibir más visitas y el Patronato encarga evaluar en qué número y condiciones

Casas de Cantabria en el Mundo

Revilla ha asistido a la reunión de este órgano en la que se ha planteado un sorteo más “global” para acceder a la cueva original y la posibilidad de hacer “excepciones” con personalidades de “relieve mundial”

José María Ballester ha sido nombrado coordinador de la Comisión de Seguimiento del Plan de Conservación Preventiva de la cueva

Santander – 16.02.2016

Los estudios llevados a cabo en Altamira, en el marco del Plan de Conservación Preventiva puesto en marcha en 2014, determinan que las visitas experimentales no han supuesto afecciones significativas en los parámetros de la cueva y que, por tanto, pueden ampliarse. A partir de estas conclusiones, el Patronato del Museo Nacional y Centro de Investigación, reunido hoy en Santillana del Mar, ha acordado encargar a la Comisión de Seguimiento del Plan desarrollar los análisis pertinentes para evaluar en qué número y en qué condiciones se pueden incrementar estas visitas.

El presidente regional, Miguel Ángel Revilla, ha hecho hincapié en el seno del Patronato sobre la importancia de Altamira como “un activo que tenemos que utilizar y que a Cantabria le tiene que suponer mucho”.

Revilla ha dado a conocer otras dos cuestiones que han sido planteadas en la reunión de esta mañana y que serán objeto de estudio en los próximos meses. Por un lado, que el sorteo de entradas para acceder a la cueva original, que en la actualidad se hace cada viernes entre los visitantes al Museo, adquiera una dimensión “global” y que, haciendo uso de las nuevas tecnologías como Internet, se posibilite participar en él a personas de todo el mundo, con un margen de tiempo suficiente para que puedan desplazarse a Cantabria.

Y en segundo lugar, la posibilidad de introducir “excepciones” para que personalidades de “relieve mundial” puedan entrar en la cueva por la repercusión que esas visitas pueden deparar para la región. En este punto, ha puesto como ejemplo el interés conocido del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por conocer Altamira y que no ha podido satisfacerse porque los criterios actuales de acceso a la cueva lo impiden. “Eso es un fallo”, ha apuntado.

Por otro lado, ha expresado su satisfacción por el nombramiento como coordinador de la Comisión de Seguimiento del Plan de Conservación Preventiva de José María Ballester, cuya “sensatez extraordinaria” y “valía fuera de lo común” suponen una “garantía absoluta”.

El jefe del Ejecutivo ha valorado positivamente los resultados de los estudios que se están llevando a cabo en la cueva al objeto de compatibilizar su conservación con el “privilegio” de visitarla.

También han estado presentes en la reunión el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, que ocupa la Presidencia de turno del Patronato; los consejeros de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, y de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín; el alcalde de Santillana del Mar, Isidoro Rábago; el presidente de la Fundación Botín, Javier Botín, que se incorpora al órgano junto con Ana Patricia Botín, en representación del Banco Santander; el director del Museo Altamira, José Antonio Lasheras; el subdirector general de Museos Estatales, Miguel González Suela; la directora general de Cultura, Marina Bolado; el director general de Bellas Artes del Ministerio, Miguel Ángel Recio; el rector de la UIMP, César Nombela; el director del MUPAC, Roberto Ontañón; el subdirector del Instituto de Patrimonio Cultural de España, Alfonso Muñoz, y el director territorial del Santander, Carlos Hazas.

Por su parte, José María Lassalle ha aclarado que tanto el aumento del número de visitantes como la posibilidad de abrir la cueva a visitas excepcionales, si finalmente la sugerencia encuentra algún “encaje”, se llevarían a cabo siempre desde el respeto a los principios de acceso igualitario a la cultura consagrados en la Constitución y a los criterios en cuanto a precios que rigen la entrada a un museo estatal como es Altamira.

Finalmente, José María Ballester ha asegurado que su nombramiento como coordinador de la Comisión de Seguimiento le hace sentir “el peso de la responsabilidad” de trabajar para bien declarado Patrimonio de la Humanidad que “no es un bien cultural más”.

Otros temas

Además de estas cuestiones, el Patronato también ha analizado las actuaciones realizadas y los resultados de los estudios desarrollados en el marco del Plan de Conservación Preventiva, así como las mediciones de condiciones ambientales, biodeterioro y análisis microbiológicos en la cueva.

Este Plan, puesto en marcha tras la reunión del Patronato del Museo de Altamira de septiembre de 2014, define y articula la estrategia de conservación de la cueva y conlleva el seguimiento y control permanente de los riesgos que pueden afectar a este bien cultural declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad.

El órgano rector ha concluido que los estudios realizados constituyen una herramienta muy útil y eficaz para tener un mayor conocimiento de la cueva y contribuir a su conservación. Además, se ha acordado la realización de otros estudios que complementen y profundicen los ya vigentes sobre aspectos como las colonias de bacterias, el agua de condensación, el soporte pétreo y la pintura.

Los fenómenos de condensación de agua y la proliferación de bacterias son procesos existentes y riesgos potenciales conocidos que afectan a la conservación de las pinturas. Los estudios que se incorporarán al Plan de Conservación Preventiva estarán dirigidos a reforzar las medidas aplicadas para mejorar la conservación de las pinturas paleolíticas de la cueva.

Por otro lado, en la reunión de esta mañana los patronos han abordado el Plan de Actuación para el presente 2016 y se ha presentado la Memoria de Actuación de 2015, que fija en 263.753 el número de visitantes a la exposición permanente del Museo en 2015, lo que supone un incremento de un 7,46% respecto al año anterior.

El pasado año se organizaron 6 exposiciones temporales y se realizaron programas destinados a públicos diversos con gran éxito de asistencia, como `Altamira en familia’, `Altamira para todos’ o `Altamira para escolares’. Además, Altamira se ha incorporado al proyecto `MusaE’ (Música en los Museos Estatales), iniciativa desarrollada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Acción Cultural Española, la Fundación Daniel y Nina Carasso, y la Fundación Eutherpe. Hasta la fecha se han celebrado dos actividades de este tipo, la primera el 6 de diciembre y la segunda el pasado domingo, 14 de febrero.

220 visitas experimentales en 2015

A lo largo de 2015 se ha continuado el estudio de la presencia humana en la cueva original a través de visitas experimentales, controladas y limitadas, de 5 personas más dos guías a la semana.

En total, 220 personas han visitado la cueva original en 2015. El sistema de acceso se produce a través del sistema de selección aleatoria entre los visitantes del Museo que lo hayan solicitado, los viernes de cada mes. El día que más solicitudes hubo fue el 7 de agosto, con 221, y el día que menos el 18 de diciembre, con 22.

CV de José María Ballester

José María Ballester es funcionario Internacional y crítico de arte. En 1979 ingresó por concurso oposición en el Consejo de Europa, donde, hasta el año 2003, desempeñó sucesivamente las funciones de jefe de la División de Ordenación del Territorio, Monumentos y Sitios; jefe de la División de Patrimonio Cultural, jefe del Servicio de Patrimonio Cultural y Natural, y director de Cultura y de Patrimonio Cultural y Natural.

Con anterioridad a su incorporación al Consejo de Europa, fue asesor en el Gabinete de la Dirección General de Bellas Artes (1968-1970), comisario de Exposiciones del Ministerio de Asuntos Exteriores (1969-1979) y director del Centro de Nuevas Formas Expresivas, vinculado al Ministerio de Cultura (1978 y 1979).

En 2004 la Fundación Botín le encargó el diseño y la Dirección del programa `Patrimonio y Territorio’ en el Valle del Nansa y en Peñarrubia, y actualmente es director del área de Desarrollo Rural de esta institución.

Ballester ha actuado como ponente, en materia de circulación ilícita de Bienes Culturales, en las Comisiones de Cultura del Parlamento Europeo y de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, en el antiguo Soviet Supremo de Moscú y en el Senado de la República Francesa. Igualmente, ha sido vicepresidente de los Premios de Patrimonio de la Unión Europea/Concurso Europa Nostra hasta su elección como presidente en el año 2012 y consultor de la Santa Sede para los Bienes Culturales de la Iglesia (1996-2008).

Las funciones de coordinador del Plan de Conservación Preventiva que pasará a desarrollar, sin contraprestación económica, comprenden el seguimiento y control de la correcta ejecución del mismo, la planificación y comprobación los recursos empleados, la interpretación de la información suministrada por los distintos equipos y la evaluación de las propuestas de modificación del Plan, entre otras.